Bloqueo del nervio periférico

¿Qué es?

El bloqueo del nervio periférico es una técnica anestésica que realizan los anestesiólogos para anestesiar una parte del cuerpo que va a ser operada. Como su nombre lo indica, es un bloqueo de la conducción nerviosa en cierta parte del cuerpo, inyectando un anestésico local en la cercanía del nervio, que va a producir un adormecimiento total o parcial.

¿Cómo se realiza?

El bloqueo del nervio periférico es realizado por el anestesiólogo antes de que inicie la cirugía. Se realiza en el quirófano o en un área especialmente dedicada a la realización de bloqueos, pero que se encuentra dentro del área quirúrgica.

Para la realización del bloqueo el anestesiólogo debe utilizar una técnica completamente estéril (guantes estériles, aguja desechable, desinfectante en sitio de punción), debe utilizar monitoría constante de los signos vitales y disponer de todos los insumos necesarios para dar una sedación intravenosa y un bloqueo seguro.

Una vez el sitio de punción está preparado, el anestesiólogo procede a ubicar el sitio de inyección con la ayuda de un ecógrafo, el cual permite visualizar los nervios, los músculos y los vasos sanguíneos, de manera que facilita el procedimiento y reduce el riesgo de puncionar o inyectar en el sitio equivocado.

Unos minutos después de que el anestesiólogo inyecta el anestésico, el paciente va a sentir su brazo o pierna (dependiendo de la cirugía a realizar), completa o parcialmente adormecida.

¿Cuáles cirugías se pueden realizar con bloqueo del nervio periférico

  • Las cirugías de miembro superior como las cirugías de codo, antebrazo, muñeca y mano.
  • Las cirugías de miembro inferior como las cirugías de cadera, femur, rodilla, pierna y pie.

Beneficios de este procedimiento

  1. Se evita el uso de anestesia general en muchos de los casos.
  2. Cuando se requiere el uso de anestesia general, la dosis de los anestésicos requeridos es mucho menor.
  3. Reduce el tiempo de recuperación post- quirúrgica y agiliza el alta médica después de la cirugía.
  4. El manejo del dolor en el período inmediato, y varias horas después de la cirugía, es mucho más efectivo que cuando no se utiliza el bloqueo del nervio periférico.
  5. Menos riesgo de nausea y vómito después de la cirugía.
  6. Menos riesgo de aparición de dolor crónico post – cirugía.
  7. Menor uso de analgésicos antiinflamatorios no esteroideos (tipo naproxeno, ibuprofeno).
  8. Menor uso de analgésicos tipo opioide (reducción de dependencia a opioide).

Riesgos del bloqueo del nervio periférico:

Al ser este un procedimiento que requiere una punción con aguja en la piel y que su objetivo es depositar un medicamento en la cercanía de un nervio, tiene riesgos, pero en manos experimentadas se reduce a las siguientes cifras:

  1. Riesgo de lesión del nervio periférico: 1 en 10.000 bloqueos realizados.
  2. Riesgo de sensación de hormigueo y entumecimiento: 5 en 100 bloqueos realizados, pero esta sensación se recupera en más del 99% de los casos en los días siguientes al bloqueo.
  3. Riesgo de infección: extremadamente bajo, sobretodo si se utiliza una técnica completamente estéril.
  4. Riesgo de punción de un vaso: el riesgo de punción se redujo con el uso del ecógrafo, y es casi de 1 en 1.000 bloqueos realizados. Es muy importante que el paciente no esté recibiendo anticoagulante en el momento de realizar el bloqueo, para disminuir este riesgo al máximo.

Luz María Lopera Velásquez
Especialista en Anestesiología Universidad Pontificia Bolivariana, Medellín
Fellowship en Anestesia Regional y Dolor Agudo Postoperatorio Western University, London, Canadá
Anestesióloga Clínica Las Américas, Medellín

Share with

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart

No products in the cart.

Return To Shop